Seleccionar página

Que Samsung lleva años desarrollando un móvil de pantalla flexible no es ninguna novedad, ya que durante 2017 los rumores se dispararon y de hecho hasta vimos una posible hoja de ruta filtrada sobre ello con fecha de estreno para el año que viene. Y es que parece claro que 2019 será el año de los smartphones flexibles, porque Huawei también se ha apuntado a la carrera -de hecho quiere ser la primera marca en poner un terminal doblable en el mercado.

 

Según el directivo de Samsung Electronics, el objetivo de la compañía no es tanto ser los primeros con esta nueva clase de teléfonos móviles, sino que prefieren tener bien pulidas la utilidad y la experiencia que ofrece el propio concepto flexible para el estreno, de cara a que desde el inicio el Samsung Galaxy X / Galaxy X se convierta en la tercera familia Premium de Samsung junto a Note y S, y no simplemente en una curiosidad aislada que no tenga continuación.

El aspecto real del Samsung Galaxy F

La patente oficial de Samsung más reciente que ha salido a la luz muestra un terminal con una parte central flexible, capaz de ajustarse a distintos ángulos y de cerrarse por completo sobre sí misma. Cuando está abierto tenemos un móvil con una pantalla de 7 pulgadas, el mismo tamaño que las tablets más pequeñas del mercado, y se puede plegar como una cartera. Los diseñadores de Phone Designer ha cogido esta patente y han realizado junto a la web Nieuwe Mobiel unos renders que prácticamente parecen imágenes promocionales de un móvil real, mostrando cómo sería ese diseño patentado convertido en un smartphone físico.

 

 

 

¿Por qué alguien querría un teléfono plegable, usted pregunta? En realidad, tiene perfecto sentido. Más grande es mejor cuando se trata de pantallas de teléfonos inteligentes, pero ya hemos llegado a un punto donde  son demasiado grandes para usar cómodamente. Algunos teléfonos inteligentes recientes ni siquiera caben en el bolsillo de su pantalón sin asomarse a la parte superior. Los diseños de pantalla completa ayudan, pero un teléfono plegable podría ser lo mejor de ambos mundos. Podría tener una pantalla que sea incluso más grande que cualquiera que exista ahora, pero aún así sería lo suficientemente compacta como para transportarse fácilmente cuando se pliegue.

Samsung probablemente arrojará todas las características imaginables en el teléfono inteligente plegable para atraer a los compradore y mostraran un dispositivo muy ingenioso que podría atraer a los fanáticos del iPhone a Samsung y atraer a los usuarios de teléfonos inteligentes que se aferran a dispositivos viejos gracias a la falta de innovación de diseño real en el mercado.