Hace unos cuantos meses Apple fue investigada en México por la utilización de la marca iPhone, fonéticamente similar a iFone, una marca registrada en ese país en el año 2003. Finalmente, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) dictaminó que Apple no estaba infringiendo la marca registrada previamente básicamente porque no venden el mismo tipo de producto; iFone ofrece servicios de telecomunicaciones, mientras que Apple ofrece Smartphones, un producto relacionado con ellos pero no un servicio de comunicaciones en si mismo.

Hasta aquí son buenas noticias para Apple, pero lamentablemente no para sus socios, las operadoras de telefonía móvil que distribuyen el iPhone en México; Telcel, Iusacell y Movistar tienen que eliminar la palabra iPhone de su publicidad y cualquier otro tipo de comunicación pública en 15 días. Estas empresas no estaban involucradas en esta disputa pero precisamente por ofrecer servicios de telecomunicaciones como iFone, ahora tienen que dejar de utilizar esa marca para no confundir, en teoría, a los consumidores, que se supone que no pueden discernir entre ambos nombres al ser pronunciados de la misma manera. Todo un WTF para estas tres empresas que sin tener nada que ver en este problema tienen ahora que invertir un dinero en esconder una marca que ni siquiera es suya.

Lo más preocupante de esta situación es que ahora iFone puede pedir daños y perjuicios a Telcel, Iusacell y Movistar por haber utilizado su marca sin permiso, aunque las operadoras también pueden recurrir ante el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.

Vía: El Universal


Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este contenido

Por favor comparte este artículo con tus amigos!