Seleccionar página

A nadie se le escapa que uno de los puntos débiles de un aparato portátil hoy en día es la corta duración de su batería. Sí, se ha mejorado mucho en rendimiento y velocidad. Un MacBook de última generación, a pesar de ser mucho más fino y ligero que anteriores portátiles de Apple o de cualquier otra marca, supera las 10 horas de autonomía sin ningún problema, y realiza sus tareas rápidamente y sin apenas calentamiento. Es un adelanto enorme en comparación con los MacBooks que Apple vendía en el año 2007, sin ir más lejos. En el caso del iPhone, la situación no es tan halagüeña y lamentablemente hay que darse por satisfecho si la duración de la batería dura de la mañana a la noche. El incremento de potencia respecto al primer iPhone ha sido enorme, y los modelos que podemos comprar hoy son decenas, probablemente cientos de veces más rápidos, pero también los utilizamos mucho más. Procesamos mayores cantidades de datos, y hacemos fotos con muchos más megapixeles… todo esto tiene un impacto en la duración de la batería. Las mejoras en en consumo energético de los procesadores, cada vez más pequeños, permiten seguir utilizando un iPhone de la mañana a la noche con un nivel de uso normal, pero lejos han quedado los días en los que cargábamos un móvil dos o tres veces a la semana, o incluso menos.

Esta situación podría cambiar en el futuro. En realidad, hay tecnologías que permiten fabricar baterías con una densidad energética muy superior a las actuales, que permitirían no necesitar cargar un iPhone, iPad o MacBook durante días, o incluso semanas. Son las baterías de combustible, que se cargan en unos pocos segundos como si fueran un mechero, en el sentido literal de la palabra, introduciendo un combustible líquido en su interior, como por ejemplo hidrógeno. Se llaman celdas de combustible. Aunque parezca una nueva tecnología, en realidad no lo es… hace más de 2 siglos que se conoce su funcionamiento. Otra cosa es que sea seguro y rentable utilizarlas en un pequeño dispositivo electrónico.

Hoy, el Daily Mail británico publica un artículo en el que informa de una empresa llamada Intelligent Energy que, en cooperación con un gigante de la electrónica, ha adquirido una serie de patentes de celdas de combustible. Según cuentan fuentes no identificadas conocedoras de esta adquisición, ese gigante de la electrónica es Apple.

Los indicios que dan a pensar que esta colaboración entre Intelligent Energy y Apple se está produciendo, son las operaciones de esta primera empresa en California; Sus oficinas, han sido abiertas muy cerca de las de Apple, en San José. Además, uno de sus directivos, Joe O’Sullivan, es un ex de Apple.

Apple, por su lado, también tiene patentes propias en las que describen celdas de combustible pero como suele ocurrir en estos casos, que tengan patentes de esta tecnología no quiere decir que algún día las vayan a utilizar. Si lo hicieran, además, sería un cambio de utilización muy importante y quizás no bienvenido por muchos… después de todo, en muchos lugares es más fácil encontrar un enchufe que un pequeño bote de combustible. Para muchos otros usuarios eso de poder cargar el iPhone completamente en unos segundos y que luego la carga dure varios días suena a algo demasiado bonito para ser verdad. Por ahora, lo único claro es que seguiremos sufriendo las baterías de iones de litio que utilizamos actualmente durante unos cuantos años más.


Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este artículo

Por favor comparte este artículo con tus amigos!